Prince Royce sobre su diagnóstico de COVID-19: “Nunca pensé que me pasaría a mí”

El cantante estadounidense de origen dominicano Prince Royce hizo un llamado a los jóvenes para que tomen en serio la enfermedad del coronavirus COVID-19.

Durante una entrevista con el periodista Jorge Ramos de Univisión el joven aseguró que pudo infectarse al asistir a varios restaurantes después de varios meses en confinamiento. Aclaró que estaba en compañía de su esposa y varios amigos y sólo él dio positivo.

Dijo que se encuentra esperando los resultados de dos pruebas para ver si ha revezado la enfermedad. Y adelantó que esto le ha abierto una necesidad de ayudar a personas en estos momentos.

Y aseguró que esto le ha abierto una necesidad de ayudar a personas en estos momentos.

Royce dice que un diagnóstico de COVID-19 lo hizo despertar, y ahora quiere que otros despierten también. El astro de la bachata reveló que se está recuperando del virus en una entrevista exclusiva con The Associated Press el jueves.

Royce, de 31 años, dijo que decidió pronunciarse debido a su creciente frustración por ver gente salir y reunirse sin máscaras, aun cuando los casos se están incrementando en varios estados del país. Y como a muchos, le preocupa que más gente se infecte este fin de semana feriado por el 4 de Julio, Día de la Independencia estadounidense.

“Al principio tuve mucho miedo, pensé ‘nadie puede enterarse, no debo contárselo a nadie’. Pero sentí que tenía el deber de decírselo a mis comunidades. Tú sabes, vivo en Florida, soy de Nueva York, tengo un sitio en California y estoy viendo lo que está ocurriendo alrededor del país. Estoy viendo lo que sucede en el mundo”, dijo Royce vía Zoom desde su casa en Miami.

Para él, todo comenzó un domingo, cuando se despertó en la madrugada con un malestar tras haber pasado el día en la piscina haciendo videos de TikTok y lidiando con “un dolor de cabeza bien fuerte”. Pero se lo atribuyó a un día bajo el sol y al aire acondicionado y se volvió a dormir. “No pensé que fuera nada”, señaló.

Cuando se levantó en la mañana, se sentía peor, se tomó la temperatura y tenía 38,3 grados centígrados (101 Fahrenheit). Se tomó unos analgésicos y esperó que se le pasara. El lunes no tenía fiebre, pero el dolor de cabeza no se le iba.

“Dije, ‘voy a hacerme la prueba de COVID sólo para ser responsable, pero no creo que lo tenga’. Así me enteré”, dijo el cantante y compositor. “Estaba en shock. Todavía no lo creo. Todavía pienso que fue un falso (positivo). Todavía pienso, ¿cómo pudo haberme pasado a mí?”

SIENTES QUE